La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.



 


    Efemérides

21/03/1999

 Este es el Día Mundial de la Poesía propuesto en el año 1999 por la Unesco, en el equinoccio de primavera.

23/04/1926

El día 23 de abril se celebra en todo el mundo, el Día del Libro Internacional. El Origen del día del libro se remonta a 1926. El 23 de abril de 1616 fallecían Cervantes, Shakespeare e Inca Garcilaso de la Vega.

"Fotos a Contraluz", es un poemario donde prima una mirada introspectiva sobre la vida cotidiana, el derredor, los objetos y hechos inmediatos tamizados por la visión del hacedor de poemas. Éste, se describe en uno de sus versos como “un tipo sencillo”. Un tipo sencillo que sin embargo lanza una compleja mirada sobre las cosas pequeñas y los objetos más comunes. He ahí uno de los ejes del libro:

 

Pero antes

antes

quiero llenarme

de la grandeza

de las cosas pequeñas

 

Es por ello que desde el primer poema surgen objetos tan usuales en nuestras vidas como unas prendas de vestir que desean ser vestidas por su dueño, pero que yacen en el fondo del armario cual aquel arpa polvorienta de Bécquer que esperaba ser tocada. La calle, los bares donde la tele habla sola mientras la gente conversa, los peatones que cruzan, el viejo pilar de una iglesia, los coches…cualquier hecho usual y consuetudinario se convierte en carne de poema, en verso, en una imagen para la reflexión. Se habla de “profundidades complacientes de / lo ordinario. / Desfallezcamos sin duda de normalidad”.

 

Tenemos así “un tipo sencillo” que considera que… “Soy ficción/en la conciencia ajena./ Soy un garabato confuso”. Un ser que sabe de su finitud, que ve el mundo viajar desde su ventana mientras sabe que está quieto…observando “el vacío que nos conforma”, la belleza de la imperfección. Un poeta amigo de mendigos que se tumba en la hierba a mirar el cielo, como Whitman, pero con una mirada propia, personal. Un poeta que sabe que la poesía no es de los vencedores, que su corazón es “el exilio de aquel (anti)héroe”, que “dar es recibir” –quien más da, más tiene, decía también Val de Omar en un poema. Un poeta que, insistimos en ello, rebusca en lo cotidiano y lo convierte en belleza, poema, palabra escrita. Así en sus haikus, algunos brillantes; aparecen la madre, la abuela, el bebé que llega al Satori, la gata, una araña en la nariz, las hojas y el viento…las palabras para los sedientos de palabras, de versos, de poemas.

 

Diríamos que para Andrés Calle el orbe poético está formado por todo lo que atañe a la fenomenología de la vida cotidiana sobre la que lanza sus fotos a contraluz desde su pupila única de observador privilegiado. Su mirada propia donde siempre “queda la esperanza”. Respecto a todo lo demás y, como dice el propio Andrés: “Dejo volar aquello / que no fue”.

Inor