La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.



 


    Efemérides

21/03/1999

 Este es el Día Mundial de la Poesía propuesto en el año 1999 por la Unesco, en el equinoccio de primavera.

23/04/1926

El día 23 de abril se celebra en todo el mundo, el Día del Libro Internacional. El Origen del día del libro se remonta a 1926. El 23 de abril de 1616 fallecían Cervantes, Shakespeare e Inca Garcilaso de la Vega.

PRINCE HITNRUN PHASE TWO (2016) Crítica

Publicado 04/03/2016

PRINCE HITNRUN PHASE TWO (2016) Crítica

Llegó sorpresivamente una nueva entrega del cuádruple HitnRun, la fase dos fue lanzada de manera inusual al mercado, sin noticia previa, a la plataforma musical de los artistas USA, Tidal.

Hace un par de años Prince decidió subir el listón de su material musical, compositivo y de estudio (el directo siempre fue en grado óptimo, su fuerte). Más en concreto en su disco con su antigua compañera la Warner, Art Official Age, del que nos hicimos eco en su día. A continuación, sacó un disco algo irregular pero del que de podría decir que es hijo para el archivo de sonido, es decir, su factura es electrónica y se disfruta escuchándolo en casa o en el coche, el HintnRun Phase One. Unos meses después lanzó el album que vamos a comentar en estas lineas, el HitnRun Phase Two.

Digamos que para los que estamos más acostumbrados a las novedades que Prince va sacando a la luz en forma de perlas aisladas, este álbum nos resultará familiar. Se recopilan una serie de temas que no son nuevos, sino que ya se pudieron escuchar en Internet ya fuera via Spotify (cuando su Realeza frecuentaba estos andurriales) o bien en otras plataformas musicales o webs especializadas en música. Tales son temas como Baltimore, RocknRoll Love Affair o Xtralovable, entre otros.

Pero en general vemos en este album un conjunto de canciones bien armonizadas entre ellas, con un sonido identificable a lo largo de su duración formando un disco sin grandes sobresaltos o heterogeneidades, como las que suele presentar en sus discos concebidos como recopilatorios de canciones sueltas. Es decir, es un album bien planificado y estructurado en toda regla, con una entidad suficiente como para clasificarse entre los más grandes de su discografía.

Y es un disco de factura orgánica, con una banda de las de verdad y con la que seguro muchos se deleitarán y se lo pasarán bomba en los espectaculares directos del genio púrpura. Guitarras, metales, todo tipo de instrumentos recorren este paisaje que es HitnRun Phase Two y los que personalmente he disfrutado y espero seguir haciéndolo hasta la saturación. 

Vamos a hacer un análisis más pormenorizado de los temas en el orden de presentación en el disco.

 

El tema de apertura se trata de Baltimore, un tema que podría ser un directo en una sala íntima. Se trata de un tema medio tiempo funky con tintes jazzeados y poperos. Guitarra y una melodía muy Prince, con sus coros femeninos. No es la mejor grabación del disco en cuanto a pulido, pero sí una de las más interesantes (ver el mano a mano de violines y metales, con guitarra eléctrica y coros en la parte de desarrollo instrumental).

 

El tema se sigue con aquel RocknRoll Love Affair que nos abría apetito a nuevos temas tras una racha de influencias musicales en cantidad de grupos de jóvenes de sus 80. Prince nos cuenta aquí una historia, fraseándola como él bien sabe hacer, en un tema igualmente tranquilo y exento de grandezas.

 

A continuación llega el tema más ácido del disco (musicalmente hablando), 2Y2D. Es una pequeña broma funk, de tintes conceptuales, y de la que artistas como Tom Waits o Tricky podrían tomar nota. Me encanta.

 

Look at me es un tema sexy y sugerente, una suerte de acid jazz dulce donde metales, teclado y flauta van dando el relevo a la voz de nuestro genio favorito en sus tonos más suaves antes y después de cada nueva estrofa. Bello, especial, un tema redondo que quizás evoque al tema fantasma Wasted Kisses del New Power Soul en cuanto a textura y volumen.

 

A continuación Llega Stare, otra joyita funk que le da la mano a 2Y2D, y que es una suerte de We Gets Up, pero menos socarrón y exquisitamente sofisticado. Ritmo y terciopelo púrpura y dorado también se pueden fusionar, sobre un fondo negro, negrísimo y de la vieja escuela.

 

De su época más dorada rescata Xtralovable, y lo reinventa haciendo de él un tema rítmico, con una base familiar cercana a The Future, y que nos demuestra cómo combinar sin fisuras una guitarra funky con los sintetizadores como contraste. Alegre, invita al movimiento.

 

Groovy Potential es un tema pop-jazz, sin grandes florituras pero con una evolución y sonoridad que seguro le hacen muy disfrutable en actuaciones en directo en grandes conciertos con mucho público, a pesar de compartir la humildad de tono (y la frescura) del resto del disco. Flujos de sonoridad que envuelven con instrumentos clásicos.

 

When She Comes es una balada Blues, que yo definiría como Satisfied con pinceladas Do U Lie. El silencio que lo acompaña abre un espacio muy grande. La voz es una melodía jazzy también agradable.

 

Entonces llega el tema más discordante del disco: Screwdriver. ¿Alguien me dice cómo se puede hacer un tema rocknroll netamente comercial en el siglo XXI y salir no sólo bien parado, sino que además sin despeinarse? Prince toca todos los estilos y aquí nos da una lección de rock que podría sonar a I like it There, si no fuera por contener toques más melódicos y una estructura más variopinta. Dos guitarras, bajo, batería y voz es 3rd Eye Girl preparados para el directo sin concesiones.

 

Black Muse es una fiesta de música negra en la que podían haber colaborado George Benson, Stevie Wonder, o un gran coro Gospel, derivaciones instrumentales incluídas. Podría haber aparecido entre los brillantes temas funky de The Rainbow Children.

 

Revelation es una balada lenta, experimental, algo sosa y con aires fantasmales, que parece querer justificar los discos jazz instrumentales que sacó Prince en los 90. No es de mis temas favoritos, quizás por no tener el oído hecho a él de primeras.

 

Y finalmente, cierra el disco la teatral, circense y festiva Big City, donde la banda de Glenn Miller y el humos de Frank Zappa se encuentran, en un himno grandilocuente que da fin a este espléndido último disco de este bucanero de la fusión que es Prince. Y en uno de sus mejores momentos.

 

------

Compartir en redes sociales